Valpiculata 2015

  • Vino: Valpiculata 2015
  • Productor: Bodegas Valpiculata
  • Tipo: Tinto
  • Denominación de Origen Toro  (+ información)
  • Añada: 2015
  • Variedad: 100% Tinta de Toro
  • Crianza: 12 meses en barricas de roble francés y americano
  • Grado alcohólico: 14,5º
  • Temperatura de servicio: 15º grados
  • Evolución: 2025

 

DOSIER VALPICULATA

La Cata

Por Enrique Calduch

 

“Color rojo púrpura de gran profundidad. Nariz intensa con aromas especiados y con una base muy sólida de frutas negras, especialmente moras. En boca el vino es suave y redondo con taninos de gran calidad y madurez que dan al vino peso y estructura. Sabores balsámicos y minerales, con una profunda concentración de frutas. Un retrogusto largo, duradero, acompañado una vez más por los aromas especiados de la nariz. Un vino perfecto para maridar con carnes rojas o quesos madurados»

 

LA BODEGA DEL MES

Bodegas Valpiculata

Una bodega pequeña, de poca producción, pero exquisita, ubicada en el corazón de la denominación de origen Toro, es la base de este vino a la vez potente y delicado, con fuerza, pero elegancia. Es el muy bien afinado proyecto personal de Juan Pablo Peñalba.

La familia Peñalba López de Albéniz es una de las más conocidas dentro del mundo del vino en España. Concretamente en la Ribera de Duero, donde el patriarca de la familia, Pablo Peñalba, fue en el año 1982 con su bodega Torremilanos, uno de los pioneros y fundadores de esa denominación de origen. Una denominación que luego triunfaría arrolladoramente, tanto dentro del mercado del vino español, como en el del internacional. Pablo Peñalba fue, además, presidente del Consejo Regulador de Ribera de Duero durante algunos años en los 90, en la época de mayor expansión de la zona vinícola.

Su hijo mayor, Juan Pablo Peñalba López de Albéniz, precisamente en el año 1999, pensó en poner en marcha un proyecto propio, pero no queriendo hacerle la competencia a la bodega familiar, eligió otra cercana denominación de origen, la de Toro, que en aquellos momentos acababa de comenzar su gran expansión. Juan Pablo buscando en aquella zona encontró una bodega centenaria, una de las más antiguas de Toro, que perteneció a José María Fermoselle un histórico bodeguero, situada en el pueblecito de Venialbo. Las instalaciones estaban abandonadas y casi ruinosas, pero Peñalba se enamoró de la bodega. Cinco alturas en total, empezando por dos calados subterráneos abiertos a pico y pala bajo tierra desde hace algún siglo. Luego depósitos de hormigón, ahora tan de moda, que combina con la utilización de la madera. Todo para poder utilizarse por gravedad, es decir qué para recibir las uvas, separar los mostos, fermentarlos, depositarlos y envejecerlos no se necesitan bombas de remontado que airean y agitan el vino.

Una vez acondicionada la bodega, Juan Pablo, que es enólogo, como la mayoría de los miembros de la familia, se puso a buscar para compra los viñedos adecuados de la variedad de tempranillo local, la llamada “Tinta de Toro”. En total 13 hectáreas situadas entre los municipios de Venialbo y los de Valdefinjas, esta última una de las zonas de mayor prestigio por su viñedo viejo que se disputan las grandes bodegas. En total produce unas 35.000 botellas que tiene en Alemania su principal mercado, junto al español.

Le puso de marca al vino Valpiculata, que es el nombre de una levadura espontánea para arrancar la fermentación del vino. Porque nada de utilizar levaduras seleccionadas en laboratorios. Su cultivo es ecológico, la fermentación del mosto es espontánea, como siempre ha sido con “levaduras indígenas” y todo el proceso utilizando la gravedad.